Tu gran família te añora con "Fuerza y honor".

Nadie daba crédito a lo sucedido, sus compañeros de trabajo, sus amigos, familiares y por supuesto, millones de seguidores se han sorprendido y luego le han llorado. Juan Antonio Cebrián, líder en radio e innovador en la radio moderna; una de las mejores voces nacionales y mejor persona aún, falleció el sábado 20 de octubre, a los 41 años, a causa de un infarto.

Cebrián llegó a casa de miles de personas, tanto por radio como por libros. Como director de "La rosa de los vientos", se rodeó de un personal de calidad, profesionales y excelentes amigos. De este modo, "La red", "Azul y verde" y "Turno de noche", se convirtieron en la actual rosa de los vientos, el programa más oído, de más calidad divulgativa y por supuesto más querido por una audiencia fiel. Una audiencia de todas las edades, nacionalidades y gustos; unidos por la voz de Juan Antonio. A todos los que se han sentido solos, la voz de Cebrián los unió y creó como él mismo decía "una gran família".

Si hemos de sacar algo positivo de esta fatalidad, es que Cebrián ha dejado la piedra angular de la rosa de los vientos, y que su legado ha de continuarse, porque tan estupendos son el resto de sus compañeros de trabajo como él. Por eso estoy seguro, que a partir de él, los radiolocutores, escritores y periodistas de país sabrán adaptar esa nueva fórmula dirigida al público y recordar quien fue esta gran persona. A pesar de los obstáculos físicos y humanos, Juan Antonio es quien supo ver mejor que nadie el potencial de los nuevos medios como internet, los chats y los correos electrónicos. Eso multiplicó los seguidores de la Rosa alrededor del mundo.

Lo que se pueda decir de Juan Antonio siempre es poco, se podría estar hablando de su trabajo infinitamente; pero creo que lo bonito, es cada experiencia individual, de cada oyente. Yo, personalmente tengo que agradecerle multitud de cosas: los buenos momentos de las madrugadas, la lectura tan especial que producían sus libros y sobretodo, su colaboración en nuestro cortometraje, un regalo brillante que guardaré el resto de mi vida.

El domingo 23 se hizo un programa especial, hice de tripas corazón y pedí a Jose Manuel Escribano ser una de las llamadas de los oyentes en antena. He puesto el archivo mp3 aquí mismo, como testimonio vivo del inmenso dolor del gran número de personas que hoy hechan de menos a Juan Antonio.

 

"Querido Juan Antonio, en algún momento te volverás a reunir con tu gente y seguro, que entonces nos presentarás con orgullo tus nuevas creaciones, siempre con tu jovialidad y tu sentido del humor; entonces todos creeremos que la espera ha sido como un suspiro incierto. Hasta entonces, no dudes, que tus más allegados cuidarán de tu familía como tu lo harías. Un abrazo, y junto al mío... millones"