Principal \ Filmografía \ El mejor guión del mundo
2007

Emisión en tv: Canal Málaga Corto Doble (martes 19 de junio 2007, 23:00), 9Laloma (Jaen), Canal55 (Benidorm).

Proyecciones y festivales:

Radio: Comentario en Onda Cero, "La rosa de los vientos" (25 junio 07); Comentario en MegustasFM.

 

Lolo Martin

Carolina Ruiz

Antonio Montero

Estrella Martin

Eduardo De Tena

J. C. Salcedo

Emilia Moreno

Sarah Seinn

Ainhoa Linaza

Laura Ávila

Paco Campos

Javier Bocanegra

Catalina Baeza

Emi Atanasova

Laura León

Mary

Desi Ruiz

Pablo Stone

Manuel Pulgar

Jorge Estades

Susana Vergara

Mayra Manfredo

y la colaboración especial de:

Juan Antonio Cebrián

Jose Manuel Escribano


 

 

El mejor guión del mundo
Segundo cortometraje amateur (vamos aprendiendo algo)

 

(2007 - Cortometraje de iniciación)

El esfuerzo, suele verse recompensado, por eso nos gusta decir que nuestro cortometraje "El mejor guión del mundo", gozó de muy buena vida, muchas proyecciones y sobretodo, muchísimas exhibiciones en televisiones locales. Cuando hicimos este cortometraje, exclusivamente como equipo técnico dos personas, apenas contábamos con un equipo mínimo, poca experiencia y muchas ganas de rodar.

Escribí el guión y lo codirigí junto a Jose Ruiz García. Un corto de un nivel por encima del que teníamos nosotros por aquel entonces, donde salen unos veinte actores, hay travellings y situaciones complicadas para motivar la risa del espectador. El resultado fue más que bueno; aprendimos mucho, nos dió popularidad y conocimos a nuestro actual equipo. Me gusta recordar las palabras del cineasta Enrique García le dijo a nuestra actriz Carolina Ruiz: "Es un corto hecho a cojones y eso tiene su mérito".

Sin embargo, hoy día le encuentro al corto muchos fallos. Me he prometido a mi mísmo hacer un remake algún día, pero bueno, el tiempo no nos sobra.

También he de decir con tristeza, que pese a los buenos momentos de los estrenos y emisiones, el corto no llegó a tiempo a manos de Juan Antonio Cebrián, presentador de "La rosa de los vientos" (Onda Cero Radio), que colaboraba en este cortometraje y que al poco tiempo después.

 

Título: El mejor guión del mundo. (España)
The best screenplay in the world. (EEUU, Australia, UK)

Duración: 20 minutos.
Idioma: Castellano.
Subtítulos versión extranjera: Inglés.
Rodado en Málaga capital y Rincón de la Victoria.
Abril-Mayo 2007.

Dirección: Fran Kapilla y José Ruíz García.
Guión: Fran Kapilla y José Ruíz García.
Diseño artístico y storyboard: Fran Kapilla.
Operador de cámara: Fran Kapilla.
Montaje: Fran Kapilla.
Iluminación: José Ruíz García.
Fotografía: José Ruíz García.
Coordinador: José Ruíz García.
Producción: Barley Juice Productions.

Música con permisos concedidos:

Tara Linhard "Gipsy in the hills"

Agradecimientos espaciales:

A Jose Manuel Escribano y Juan Antonio Cebrián,
presentadores del programa de Onda Cero Radio "La rosa de los vientos".
A la panadería "El mimbre" (Málaga).
A la bodega "El sevilla" de Jorge Estade en Rincón de la Victoria (Málaga).

 

Días de rodaje.

(el siguiente texto está extraído del libro "Memoria de trabajo" a disposición de cualquiera que lo solicite)

V. Crónica del rodaje. Día uno.

Tras los ensayos, el domingo 8 de abril de 2007 a las diez de la mañana, se citó a Francisco Campos, Javier Bocanegra y Antonio Montero para rodar el simulacro del Malaca Festival. Por diversas razones se comenzó a rodar a las doce de la mañana, con la pantalla chroma. Los actores figuraron vestidos de gala, con smokings y corbata. Francisco interpretaba a un presentador que hace entrega de una estatuilla a Antonio y Javier. Estos celebraban muy contentos el acontecimiento delante de la pantalla azulada que serviría para hacer el efecto especial. Una de las imágenes no vistas fue cuando Antonio y Javier simulan caminar hacia un lado mientras sonríen y se abrazan; la intención era hacer una subida simulada desde la platea al escenario. Como curiosidad hay que indicar que la estatuilla era una diosa de la mitología griega en porcelana que José tenía en su casa. El rodaje en sí consistía en apenas 15 minutos.


VI. Crónica del rodaje. Día dos.

Antes de trabajar con los actores, la mañana del viernes 13 de abril de 2007, Fran rodó a José los planos detalles de la máquina de escribir: manos y dedos que recorren rápidamente las teclas, folios y sonido. También hicieron las últimas pruebas para los travellings en el piso y dejaron apilado el material. A mediodía se grabó la televisión emitiendo el falso montaje del Malaca Festival.

A las ocho de la noche tuvo lugar la cita con los actores, en la avenida de las Américas; Lolo, Carolina, Juan Carlos, Sarah, Emilina y Laura León una vez todos reunidos todos menos Antonio, se transladaron a un piso en calle La Serna que horas previas había sido preparado para el rodaje. Como pequeño cathering se dispuso de botellines de agua, cerveza, cola y golosinas. Mientras Escarlata Godino, Emilina y Laura maquillaban a Juan Carlos y a Mary, se comenzó el rodaje con la escena número tres. Sarah se mostró muy receptiva y en pocas explicaciones, tras tres tomas repetitivas consiguió captar la sensación cómica de la escena. Entró por la puerta con su particular sonrisa sarcástica, avanzó por el pasillo, con la llave en la mano derecha bien visible hasta encender el ventilador de la siguiente habitación; esta última toma hubo que repetirla cinco veces pues el plano era tan cerrado que debía caber el rostro de Sarah tan cerca como pudiese del interruptor. La iluminación consistía en dos focos hacia apuntando al techo en la izquierda y dos focos en el salón. Sarah tiene un gran potencial y promete mucho como actriz y más como narradora, un elemento del que no llegamos a sacar partido en este cortometraje.

Seguidamente se rodó el travelling desde el salón hasta el pasillo exterior. Manuel con un gesto de rabia se levantó para perseguir a Sarah, que aparecía en plano desde la derecha hasta situarse en primer plano, entre la cámara y Manuel que quedaba en segundo plano. Este tipo de travelling es laborioso, pues hay que combinar, velocidad de desplazamiento, actuación de los intérpretes y enmarque perfecto. El resultado es una persecución de seis segundos que hubo que repetir tres veces. Los focos se cambiaron de lugar, alejándolos hasta el extremo del salón; en el pasillo también se incluyó uno.

Una vez terminado y Mary dispuesta se grabaron la secuencias de la casera. La niña se escondía detrás de la casera mientras Lolo se paralizaba del susto; la iluminación consistió en un sólo foco sujetado por José. Primeros planos a la casera gritando, plano medio a la niña tapándose los oídos y planos medios a Sebastián. Al momento se pasó a grabar la entrada del gangster en el piso, la casera le abre la puerta y le dice unas palabras. Juan Carlos con rostro serio pasó desde el umbral hasta quedar en primer plano y sacó su pistola apuntando al frente. Hay que destacar que Mary no es actriz profesional, quizá sea el personaje menos creíble en la historia, pero aún así tiene su mérito el haber interpretado un papel cuando nunca se ha interpretado nada. Tras estas tomas, Sarah, Mary y David se marcharon.

Seguidamente rodamos la escena número dos, con el personaje de Nora abriendo la nevera y mirando su interior. Carolina se hallaba nerviosa pero apenas bastaron tres tomas para transmitir la energía que su personaje tenía. Abrió la puerta del frigorífico y gritó su frase mientras no cesaba de mirar el exíguo contenido congelado. Esta era la primera vez que Carolina se disponía pasar del teatro a la pantalla, hay que destacar su rápida adaptación, en los sucesivos días llevaría el personaje con muchísima naturalidad. Después se rodó la televisión dando la noticia del cuadro mientras Carolina se desplazaba desde un primer plano a un fondo neutro; luego en semipicado, un gesto facial de repulsión, ya que Carolina acababa de mirar un retrato al que Nora odia. Aquí se le pedía a Carolina que, mirando arriba, arquease las cejas y con la boca expresase su desagrado; en tres tomas Carolina añadió por iniciativa propia un baibén de cabeza muy de acorde.


Mientras Carolina hacía un breve descanso, en un habitación, Lolo escribía a máquina, varias tomas desde diferentes ángulos, con un único foco situado cerca del techa, a unos dos metros y medio de altura, con unos 40 grados de inclinación. Un primer plano de Lolo mirando de soslayo y luego un plano medio en combinación con plano detalle, plano americano y escorzo: Carolina entra un poco agachapada, mostrando su rostro, Manuel está en primer plano tan sólo mostrando el escorzo de su codo y la máquina de escribir. Carolina procede a situarse en plano americano y decir sus frases.

El travelling desde la habitación hasta la televisión en principio era tan complicado como el que se hizo con Sarah Seinn, sin embargo, quedó un poco mejor plasmado. Carolina se situó en el recinto intermedio entre el salón y la habitación de Sebastián. Debía aparecer por la derecha, siendo arrastrada por Manuel sin que éste cesase de mirar al frente. El diálogo entre Lolo Martin y Carolina en el sofá apenas tuvo complicación, planos fijos, escorzo en picado y un paneo. La toma de Nora gritando a Sebatián mientras ella está levantada tuvo demasiada luz, el foco situado a la izquierda da con más intensidad de la que debiera a Carolina, proyectando una sombra de la actriz en las cortinas del escenario.


Volvían de nuevo con el gangster. Carolina acababa de dejar caer el plumero al ver al gangster en vista de primerísima persona (la mano con la pistola). Carolina, con pánico retrocede hacia la derecha, mientras el gangster le hace un ademán de caminar adentro. La iluminación consistía en dos focos tras la puerta de la izquierda y un foco hacia el techo del salón tras la cámara. Luego se rodó la entrada del gangster apuntado a Nora en la habitación y el diálogo que los tres mantienen. Las facciones angulosas de Juan Carlos eran un buen elemento para su personaje asesino; Fran pretendía una voz más seca en el gangster, sin embargo Juan Carlos le puso una entonación melodiosa que contrastaba mucho con el personaje. Era una curiosidad que no se debía eliminar.

El rodaje del desmayo del gangster tuvo serios problemas. No se podía hacer un picado de cámara sin que se viesen el material de iluminación al fondo; tras mucho mover los cables, trípodes y focos se tomaron unas imágenes que desgraciadamente no servían ya que en el momento del desmayo al fondo se veía el cuerpo de José. Después Carolina y Manuel recogían del suelo a Juan Carlos que simulaba estar k.o. y lo colocaban en medio del sofá. Por útimo se grabó a Emilina y Laura, Antonio Montero no acudió al día de rodaje por un imprevisto que no tenía demora, así que de las cuatro tomas de las periodistas tan sólo sirvió una.

El segundo día se grabó durante tres horas y media.

VII. Crónica del rodaje. Día tres.

El tercer día de rodaje (martes 17 de abril), se quedó de nuevo con los mismos actores excepto con Sarah y Mary. Se comenzó grabando el desmayo del gangster, esta vez con más éxito pero sin demasiadas esperanzas, en el montaje hubo de poner un efecto especial para simular la paralización del personaje ya que no se pretendía una caída visible, sino un gesto de terror del gangster. Mientras Antonio llegaba se recogió el sonido de las frases de Juan Carlos para un posible doblaje posterior o retoque digital para dar mayor sequedad a la voz.

En cuanto Antonio estuvo listo, se dispuso la escena de la entrada de Anthony y las dos periodistas. Un foco se situó en la habitación contígua de la izquierda y otros dos en la del fondo. Carolina se aproximó abrir la puerta donde encontraba a Emilina a la izquierda, Laura a la derecha y Antonio al fondo. Las periodistas empujaban literalmente a Carolina y se la llevaban hasta un primer plano que se pierde, mientras Antonio entraba sonriente diciendo sus frases. Hubo que repetir cinco veces esta toma, en la primera por un desenfoque de la lente, las otras cuatro por petición de Antonio que en muchos sentidos es más perfeccionista que la dirección.

La escena en la que Sebastián aparece con muchos papeles en los brazos y ve a Anthony también hubo que repetirla seis veces. Debía coordinarse bien los movimientos de Antonio mientras avanzaba, decía su primera frase, daba la mano a Manuel, decía su segunda frase y le quitaba los papeles. También Manuel debía andar hasta la marca indicada y pararse, luego avanzar junto Antonio mirando de reojo sus papeles. El resultado es una toma en la que todo va perfecto excepto un papel que cae hacia la derecha de la pantalla, es de suponer que el auténtico Sebastián hubiese recogido ese papel también, sin embargo el tiempo apremiaba y la grabación se podía considerar como válida.

Luego la escena de la entrevista no tuvo mayor complicación, se situó a cada actor en su lugar y se grabó desde diferentes ángulos; hay que destacar la división de pantalla en la que Nora y Sebastián distraen su atención de la entrevista, la concepción de este montaje ya estaba pensada antes del rodaje por eso la grabación en extremos opuestos del personaje dejando mucho aire en el marco. Laura leyó un texto en el que la periodista comenzaba la entrevista, sin embargo, por motivos de montaje se tuvo que eliminar, de hecho la secuencia completa de Anthony y las periodistas es demasiado lenta. El efecto especial de la cocaína cayendo ya estaba preconcebido, sin embargo dista mucho de tener una calidad de cine.

Antonio como siempre, aportó sus geniales improvisaciones que lo delatan como presentador de reportajes de televisión. Destacar su avalanzamiento sobre el paquete de cocaína. La última escena rodada el segundo día fue el de la cocaína esparciendose por la habitación; se embadurnó de harina a Juan Carlos, Antonio, Laura y Emilina. El suelo y los sofás también se llenaron de harina. José se colocó a la izquierda y lanzó con fuerza un buen puñado que debía caer encima de los actores. Las periodístas no estaban muy de acuerdo con lo de llenarse el vestido y la cara de harina; se les agradece su esfuerzo.

El rodaje del tercer día duró unas dos horas, también tuvo un cathering de refrescos y frutos secos.


VIII. Crónica del rodaje. Día cuatro.

El viernes 20 de abril, cuarto día de rodaje, se pretendía grabar a Estrella Jiménez saliendo del bar y hablando por teléfono con su marido. Se quedó con ella y con Francisco Campos a las cinco de la tarde, había que simular como fuese que era de día y por la mañana. Cuando Estrella acudió a la cita unas nubes oscuras invadieron el cielo, dando al día un aspecto sombrío e invernal, Fran comentó que no se podía rodar así. A las seis de la tarde acudieron Pablo Stone y Manu.... para hacer de extras en la escenas. Entonces un rayo de esperanza se cernió sobre los cineastas, concretamente luz del sol. Rápidamente se rodaron tres tomas, consistía en un travelling un poco caprichoso. Estrella debía salir caminando del bar mientras la cámara la seguía hacia atrás (los figurantes hablaban de fondo sobre "La broma del vampiro"), luego el travelling se convertía en un paneo lateral hasta situarse en la nuca de Estrella y el travelling continuaba hasta que la actriz se giraba diciendo sus frases. El resultado fue muy grato.

Tras esto, nos pusimos en camino hasta la oficina de José para rodar la escena del despacho de la ejecutiva. Con fondos oscuros y luz fuerte sobre el rostro se grabó a Estrella a Paco y a los propios directores Fran y José. Paco interpretó al notario, repeinado, engominado, vestido con traje gris-retro y con unas gafas antíguas que el padre de José nos cedió, realmente no parecía aquel otro personaje del "Malaca Festival"; Francisco tuvo que sufrir el calor abrasador que desprendía la lámpara cerca de su rostro. Luego se rodó a los directores en su papel de directores de cine; ambos salían con el logotipo de la productora en la mano, con gafas oscuras y un traje un tanto estrambótico. Como curiosidad se dirá que la camiseta de José es la de su página web y la de Fran es la de una conocida serie de los 70 de piratas espaciales.

Al término del día, se tuvo un discusión amistosa entre los cuatro sobre la consideración hacia los estudiantes de interpretación como un actor-actriz durante prácticas reales.


IX Crónica del rodaje. Día cinco.

El sábado 21 de abril a las diez estaban dispuestos todos: Catalina, Javier, Carolina, Manuel, José y Fran. A las once de la mañana se comenzó a recrear las escenas de entradas y salidas a la casa, en el distrito de Teatinos, frente al hospital clínico. Hay que agradecer al amigo Lumpi que nos cediese el portal de su edifício para la escena. Comenzamos con la salida de Lolo y Carolina tosiendo, llenos de cocaína por todo el cuerpo y con el cuadro de Leonardo da Vinci. José se situó sobre una escalera a la izquierda e iba dejando caer folios, sobre ellos; se repitieron dos veces las tomas. Luego un plano detalle con los policias delante y los protagonistas al fondo; esta escena hubo que repetirla cinco veces, hasta coordinar a los dialogantes con la policía apareciendo al unísono. Javier y Catalina hicieron un buen trabajo, tal vez no fuese el papel idóneo de Catalina, pues figurando de clienta del bar era más natural que de policía; Javier hizo su buen aporte improvisatorio en su frase dirigida a Manuel, pues ya es conocido en él que dándole rienda suelta se implementa más en el personaje que forzándolo.

Unos travellings suaves hacia los dos grupos: policías y protagonistas, anuncian la persecución que acontece. La primera carrera hubo que grabarla tres veces, el novio de Catalina tuvo la idea de añadir un taco a la mujer policía y así quedó la escena. La siguiente toma de persecución era la más complicada de todo el cortometraje. Consistía en una carrera con los dos policías al fondo y los dos protagonistas en primer plano, a mitad de la persecución y sin cambiar de plano, debían mantener un diálogo y realizar unas acciones. Por la laboriosidad del travelling, con una furgoneta en movimiento y una calle libre de personas, Fran avisó que esta toma no se repetiría dos veces, había que hacerla perfecta y así es como resultó.

José conducía la furgoneta y Fran en la parte de atrás, sentado en una silla con la cámara y el trípode iba grabando y diciendo la velocidad que mantener en cada momento. La velocidad era reducida, el vehículo iba en primera marcha a unos 15 kilómetros hora. Así que la escena estaba pensada para acelerarla un 20% y doblar el audio, sin embargo Catalina y Javier se movían a velocidades distintas que los protagonistas, por eso el resultado para el observador es que Carolina y Manuel corren más que los policías que parece que van al trote. Sin embargo la toma era positiva, se había conseguido algo digno de quedar reflejado.


Tras esto, se grabó la fuga de Carolina con el cuadro hacia el fondo y la pelea de Manuel con los policías. Se cometió un error de colocación, Carolina aparece demasiado distante de Manuel, el espectador no tiene tiempo para situar su camino tan lejano, a pesar de eso, la secuencia funciona bien. Para terminar el día, destacar un gran fallo por parte del director Fran Kapilla; no se recogió su larga melena y los cabellos incidieron en la lente de la cámara en un brusco golpe de viento; se estropeó el plano en el que los policías recogen los folios del suelo.

X. Crónica del rodaje. Día seis.

El domingo 22 de abril se convocó a Emilia Moreno, Lolo, Juan Carlos, Eduardo, Antonio Montero, Ainhoa a las nueve de la mañana en la avenida de las Américas. El equipo disponía de una hora para crear las escenas de persecución entre el gangster (Juan Carlos) y Manuel. Para ello se hicieron dos travellings de frente a cada uno, andando, acelerando y corriendo (detalle de los pies). Luego una tomas tomas fijas y una cenital desde una escalera. Ese día comenzó a llover, aprisa, mojando el equipo y el personal, rodamos esta persecución repitiendo varias veces las tomas para elegir en las que menos se notase la lluvia.

A las diez se desplazaron a la panadería "El mimbre", donde Susana, propietaria y figurante los esperaba. Allí comenzaron con el paseo de Manuel parándose ante la panadería en aspecto pensativo, anécdoticamente hay que decir que se repitió la toma cuatro veces ya que a Lolo le costaba más adoptar un aspecto de intriga que hacer todas las escenas tan dificiles anteriores. A Susana se le ocurrió la feliz idea de vestir a Emilia Moreno con las ropas reales de la panadería, en su origen se preparó un mandil blanco bastante sencillo pero el conjunto amarillo con gorro, a juego con los colores de la panadería daban mayor credibilidad a la representación. Así que se procedió con las escenas número cinco y seis. Emilia Moreno mostró una aptitud desenfadada, su personaje, una dependienta totalmente conseguida y bastante castiza. La disposición del local ayudó mucho en las cinco tomas finalmente reflejadas; la charla de las tres actrices, la aparición de Sebastián, la salida de la panadera que coge a Seba en el mismo plano, la entrada a la panadería de nuevo y la preparación de los gofres. Algunas de estas escenas fueron repetidas para evitar que se viesen viandantes con paraguas en las calles. Fuera del local destacar la actuación de Ainhoa, que se pese a la brevedad de su diálogo cumple perfectamente el papel de clienta charlatana. Manuel fingía un retraso mental con saliba colgando incluída; un espectáculo al que no faltaron las carcajadas del público. Días antes, Manuel había preguntado a Fran cual era la forma en la que quería esa interpretación; la mejor respuesta fue el ejemplo de Tony LeBlanc en el famoso "timo de la estampita".

Mientras se llevaba a cabo esto, Eduardo acababa de maquillar a Antonio; se había convertido aquel dicharachero y jovial actor en un hombre de unos cuarenta años, con canas en las patillas y parte del pelo, bigote alargado y fino, tez morena mediterránea, ángulos marcados y una cicatriz en el lado izquierdo que contrastaba firmemente con su porte elegante. Era en fin, el perfecto jefe de los mafiosos. Eduardo se pintó una leve cicatriz y un resalte de pómulos, ya que Fran no quería un excesivo maquillaje en este personaje debido a que debían quedar en sucesivos días y podía haber fallos de script y debido a la naturaleza del joven gangster, el "chico de los recados". Un travelling bien coordinado, desde la salida de Manuel de la panadería hasta perderse tras el coche en primer plano de los gangster charlando. Antonio, siempre sorprendente, grabó las escenas en castellano con acento italiano y luego en un italiano bastante acertado, una capacidad que desconíamos de él: su facilidad para los idiomas; al final se decantó por usar en el montaje el italiano con subtítulos. Eduardo apenas aparecía como acompañante, el sicario que portaba el cuadro.

Filmación de dos horas aquel día, desde las diez hasta las doce.


XI. Crónica del rodaje. Día siete.

Miércoles 25 de abril, Fran se citó con Carolina a las diez de la mañana; ambos tuvieron un despiste del día semanal y llegaron una hora más tarde al lugar por motivos totalmente azarosos. Este séptimo día se dedicó exclusivamente a rodar las tomas faltantes de Carolina recogiendo observando el cuadro de DaVinci y abriendo la ventana del piso. También se aprovechó para doblar el audio de todos los puntos débiles del personaje de Nora. Esta tarea fue fácil e instantánea para Carolina ya que si en algo era experta era en doblaje profesional de cine. Mientras, José transportaba a la bodega los focos, las mesas, los manteles y muchos elementos decorativos del supuesto café-bar.


XII. Crónica del rodaje. Día ocho.

Un problema telefónico hizo que algunos sms de Fran llegasen varios días tarde, Estrella fue una de las afectadas por esta disfunción y cuando se enteró ya estaba totalmente comprometida. Llegado el sábado 29, se procedió a recrear las escenas 7 y 9. El equipo se desplazó en tres vehículos hasta el Rincón de la Victoria, hasta la bodega privada de la casa de Jorge Estades. Allí se reconvirtió en un bar animado, con mesas y manteles, tazas, platos, copas, comida y la gente sabiamente repartida. Jorge Estade interpreta al barman del lugar; en principio era un papel con poca importancia pero el ímpetu de Jorge (que previamente había sido protagonista de otros dos cortos) hizo que el barman expresase alguna que otra reacción hacia el resto de protagonistas. Esa mañana apareció una figurante no esperada, Mayra Manfredo, amiga y compañera de estudios de Catalina, que estuvo dispuesta a hacer de extra.

Catalina Baeza nuevamente figuró de espaldas en una silla, para llenar el ambiente del local; Desi, la hermana de Jose y sus dos amigas Estefanía Rivas y Libertad Conejo también posaron como clientela de la cafetería. Al fondo en la barra, cuatro personajes: Manu, Pablo Stone, Fran Kapilla y José Ruiz. Los dos directores salen una vez más, no tanto por cameo hacia sus personas sino para rellenar aún más la cafetería. Fran y José se marchan rapidamente y dejan sitio a Manuel, que se acerca a escuchar la radio. La escena de la barra había sido previamente hablada con Jose Manuel Escribano, uno de los presentadores del programa de radio La rosa de los vientos. Sebastián oye con entusiasmo la falsa emisión que Jose Manuel grabaría días más tarde; cerrando así un círculo argumental a la vez que cultural, pues muchos son los que se sienten honrados con esta colaboración.

La iluminación del bar supuso un problema con respecto a otros días. Era poco el espacio donde colocar los focos de manera que no deslumbrasen y que no estorbasen a actores y realizadores. Una de las tomas más importantes, cuando Sebastián disimula no haber bebido café mientras Pablo lo mira, tuvo un fallo de composición, abajo a la izquierda se pueden ver dos luminosos filos de los focos. Aún con ese fallo de decoración, para esta toma, se usó un elaborado travelling con cuatro acciones diferentes; Fran fue marcando "uno", "dos", "tres" y "cuatro" sucesivamente. Uno: José comenzaba con el movimiento de dolly hacia la izquierda; dos: Pablo miraba de reojo a Manuel que ya había adoptado su aire de mal disimulo; tres: Laura comenzaba su camino desde la derecha hasta la parte izquierda de la barra mientras decía su diálogo; cuatro: Manuel bebía de la taza de Laura rápidamente. Laura Ávila tiene capacidad de una futura actriz profesional, el papel no fue el más indicado para ella y debido al ruido ambiente hubo que doblar su voz para que se entendiese bien el mensaje de la secuencia. Manu y Pablo cumplieron bien su papel como extras; contando también la nula experiencia en el mundo de la interpretación lo cual hace sus papeles más dignos.

Juan Carlos entraba en el bar (tanto él como como Manuel tienen aquí un pseudo plano americano, para destacar o bien el paquete de gofres o de las manos de asesino); se rodaron dos bonitas tomas en el que se le ve caminando hacia la barra mientras un travelling lo sigue desde atrás y luego desde delante, ambos tomando como referencia tan sólo su mano izquierda; sin embargo por motivos de metraje hubo que eliminar estas imágenes. En su origen, Juan Carlos preguntaba por el baño, pero a José y Fran les pareció más interesante crear una complicidad entre el barman y el gangster tan sólo transmitida por leves movimientos de manos y ojos. Jorge Estades intentó decir una frase que se repitió cerca de quince veces; José desistió de cambiarla de algún modo debido a las carcajadas, luego, Fran la eliminó en el montaje; porque José a pesar de ser un buen actor, estaba sumamente divertido. Otra toma eliminada correspondió a Eduardo, un travelling frontal en contrapicado mientras se internaba en el bar.

El problema llegó en la escena número nueve. Estrella no estaba presente y el día que viniese no íbamos a poder reunir tanta gente así que se optó por disfrazar a Desi con una prenda rosa y poner un pequeñísimo escorzo grabando tan sólo las frases de Manuel. Esta, la escena 9, podría considerarse como la más floja debido a la realización y el trucaje del falso escenario del bar. El día terminó con tres horas de grabación, el cathering se tomó al final consistiendo en los pasteles y dulces que sirvieron para la falsa cafetería.


XIII. Crónica del rodaje. Día nueve.

El jueves 3 de mayo, Fran envió a Jose Manuel Escribano un fragmento del vídeo del bar para doblar con la voz del radiolocutor. Luego, se dedicó la mañana para rodar dos pequeñas escenas a Carolina y Manuel; miraban el cuerpo del gangster inconsciente, hablaban, Sebastián miraba su reloj y por último Nora cogía un cuadro. La otra toma era simplemente Sebastián recogiendo folios del suelo. Mientras Carolina charlaba con Escarlata, Fran y Manuel aprovecharon para doblar el audio de todos los detalles de Sebastián, incluída la larga persecución final. La jornada tuvo dos horas de filmación.


XIV. Crónica del rodaje. Día diez.

El domingo 6 de mayo se citó a Eduardo y Manuel para rodar la escena del intercambio del cuadro por el paquete de gofres en un baño. En su origen se íba a rodar dicha escena en unos baños públicos del Rincón de la Victoria, pero por consejo de José se miró en las inmediaciones de Málaga y descubrimos otro sitio parecido para la escena. A pesar del bloqueo que hizo José al público para evitar su entrada en los aseos durante algunos minutos, no faltó quien entró hacer sus necesidades en pleno rodaje. Se esperó pacientemente el desahogo del espontáneo. A Eduardo no le costó nada interpretar al sicario de la mafia que va hacer un trabajito. Con su voz susurrante, su maquillaje y el rostro serio era fácil crear a un personaje malvado; hay que destacar el contraste de su cara desencajada en tono humorístico cuando Sebastián le comenta el destino del paquete de la supuesta cocaína. Ambos actores se grabaron cada uno en un compartimento de aseo, con diálogos completos; Fran operaba la cámara con la puerta abierta del cada compartimento.

Terminada la escena 8, se rodaron algunos exteriores que no se utilizaron, como el de Manuel caminando cerca de un jardín con suma tranquilidad. Luego en la calle se hizo un paneo de cámara hacia la derecha viéndose a Eduardo empujando a Manuel y entrando en el supuesto bar. Para esta toma se eligió un coche blanco al azar aparcado, semejante al del jefe de los mafiosos del sexto día de rodaje. Eduardo simulaba salir del coche y caminar hacia la esquina inferior derecha; adelantaba a Sebastián y lo empujaba. El plano se repitió cuatro veces, las dos primeras por descordinación de las velocidades de ambos protagonistas, la tercera por un error de Fran al no dar la orden de acción a tiempo a Manuel y la cuarta por un numeroso grupo de turistas que circulaban entre los actores y la cámara.

Tras esto, los cuatro se desplazaron hasta la plaza del Perchel, donde se rodaron dos escenas más que correspondían a los últimos minutos del cortometraje. Rápidamente y en plena calle se maquilló a Manuel con la camisa arrugada, lleno de harina, con la esposa en la mano izquierda y la pistola guardada en el cinturón. Se hizo un pequeño zoom hacia atrás mientras Manuel atravesaba una carretera precipitadamente hasta entrar en un edificio neutro y con aspecto grisáceo. Luego, con un gran reloj digital de la plaza, Manuel pasaba debajo corriendo, en línea recta atravesando el asfalto; para evitar accidentes, Fran gritó acción con un plan previo. José debía ir caminando hasta el paso de cebra, justo cuando estuviese en medio debía pararse unos segundos, el tiempo justo para que Manuel corriense por el asfalto sin peligro de ser atropellado. La toma fue exitosa, sin embargo por motivos de montaje posteriormente se comentó el repetirla.


XV. Crónica del rodaje. Día once.

El sábado 12 de mayo, José muy temprano fue a conseguir el último mantel rojo que encontró en la tienda. Estrella y Manuel debían terminar las grabaciones pendientes: la apuesta (escena número nueve) y la conclusión de la apuesta (escena número veintiséis). A última hora, Jorge Estades avisó que no podía disponer de la bodega durante más de quince días por motivos de trabajo. El grupo se transladó a la oficina de José; allí simularon el bar con una mesa, Manuel en escorzo y Estrella con un fondo de pared blanca. Previamente se habían rodado las frases de Manuel en la auténtica bodega, así que se confió un trabajo de montaje que salvase la escena.

Seguidamente, se pasó a la conclusión de la apuesta. Se puso la oficina de José en penumbra, los focos direccionados a los rostros de Estrella y Manuel y se procedió a grabar dos finales alternativos. Uno en el que la ejecutiva coge a Seba de la solapa de su camisa con la luz desde atrás y con la luz desde arriba y otra escena en la que Seba da una inesperada explicación didáctica del cine en defensa del cortometraje. La jornada acabó con dos horas de actividad; hubo un cathering-desayuno de cervezas, agua y bocadillos de tortilla.


XVI. Crónica del rodaje. Día doce.

El sábado 19 de mayo, tras un visionado y premontaje de gran parte del material, se rodó la escena 27. Últimas tomas que también coincidían con el final del cortometraje. Hasta ese momento ni el mismísimo protagonista sabía cual era el desenlace del cortometraje. Se usó la pantalla chroma para emular la gala da los Oscars y por vez primera Lolo Martin y los directores figuraban vestidos con smoking. El último día de rodaje apenas duró una mañana.

XVII. El montaje.

Fran Kapilla montó íntegramente el corto, según la escaleta previamente establecida entre él y José Ruiz. Tres semanas de trabajo intenso, guión en mano, con programas de tratamiento de video y de audio profesional. Primeramente se extrajo todo el material grabado de la videocámara; alrededor de 5 horas de vídeo.

Hay que decir que Fran montó el corto en un anticuado pentium II que recogió de la calle, ya que era lo único con lo que podía contar en aquel 2007. Así que sólo podía montar pequeños trozos de video de dos minutos e ir salvándolos en dvds. Un reto y obstáculo añadido cuando se creó dicho cortometraje.

El audio ya estaba más o menos planificado sobre la escaleta, fundamentalmente los tres temas musicales y el diálogo de los actores. Finalmente y tras mucha edición de video, el corto quedó en 30 minutos de duración. El equipo se esforzó aún más, hay que agradecer los consejos de Ernesto, que tras un rápido visionado consiguió eliminar algunos detalles que redujo el corto hasta los 27 minutos.

El 17 de mayo Juan Antonio Cebrián y Jose Manuel Escribano grabaron el fragmento de audio para la escena de la radio en el bar; el mismo día por la noche, Silvia envió la grabación via internet. El lunes 21 Jose Manuel se transladó hasta Málaga y dobló la voz del comentarista de televisión (escena 1 y 27); fue la primera persona fuera de la dirección que vio un preview del cortometraje.

Se eliminaron algunos fotogramas en los efectos especiales que dejaban entrever la poca calidad de ellos. Se montó y se extrajo a dvd la escena 27, donde se mostraba la supuesta gala de hollywood y los créditos. Entonces se grabó sobre la televisión esta escena, para volver a montarla con el audio de Jose Manuel Escribano y la música (Concierto para violín y cuerda num 5 de Mozart).

Por fín llegó el momento de crear el video final. Varias horas de compresión y renderizado y el 8 de junio se dio por finalizada la creación; Fran llevó la primera copia en dvd al Área de Juventud, donde la concejalía de turismo haría un visionado y daría un visto bueno para su proyección en estreno en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga.

La primera emisión en televisión tuvo lugar el 19 de junio a las 23:00, en el Canal Málaga. La dirección pretendía que antes se hiciese el estreno en la sala de cine del CAC, sin embargo no sería hasta el mes de octubre cuando se harían las proyecciones en el museo del patrimonio y demás sitios.


Fran Kapilla, 2007

 

Principal | Filmografía | Fotografía | Curriculum | Reflexiones | Tv/Radio | Mis dibujos | Mis Libros | Contacto | Servicios