Mensaje de J.Lagoutte y casualidad del momento.

Mensaje de J.Lagoutte, mi amigo de París, y casualidad del momento que se cruzaban los mensajes; una buena señal para comenzar proyecto.

Son increíbles las casualidades (o como muchos amigos dicen las “causalidades”) que se pueden dar en un mismo momento. Ayer le envié un mensaje de voz a mi amigo parisino Lagoutte, preguntándole que cómo estaba de tiempo disponible para embarcarnos en una nueva aventura cinematográfica, ni más ni menos que intentar rodar un nuevo largometraje*.

Jordi me llamó enseguida, y en su lento pero muy entendible español me contó que se sorprendió del mensaje por dos cosas, primero obviamente por la maravilla de comenzar una nueva película; y segundo por una casualidad increíble… Resulta que él, aún siendo parisino, sólo había estado dentro de la ópera Garnier cuando nosotros lo llevamos durante el rodaje de “Las hijas de Danao”. Y que ayer, lo habían invitado a él y a su novia, así que era la segunda vez que estaba en la ópera. La sorpresa viene cuando estando allí, recordando el rodaje mientras hacía cola, acordándose de nosotros mientras paseaba por las salas de camino a la función… de repente le llega mi mensaje. Entonces él me llamó.

Muy contento con mounsier Lagoutte, que sin conocernos de nada cuando llegamos a Francia, encontré en él un super amigo; hemos estado al borde la congelación rodando la peli con más horas que tiene el día por las calles de París; me alegro que tenga ganas de lanzarse otra vez a la aventura con nosotros.

Kapilla y Lagoutte

*A fecha de hoy, diciembre 2018, aunque aún no ha sido posible rodar este segundo largometraje, sigo manteniendo mucha amistad con Jordi y tenemos pendientes variso proyectos futuros.